Proyecto NASA Space Academy 2021: lanzamiento final

Los equipos del Proyecto NASA Space Academy 2021 diseñaron las lanzaderas, crearon el modelo de cohete para albergar toda la electrónica y, como paso crítico, lo construyeron y lo hicieron funcionar… Y, finalmente, llegó el día D.

Los nervios eran muchos. Había que lanzar un cohete lo más alto posible y acertar en una circunferencia de un metro de diámetro situada a 6 metros de distancia del punto de lanzamiento. Parecía fácil, pero una vez empezaron las pruebas, la cosa cambió.

El diseño del cohete en 3D se antojaba relativamente sencillo. Pero resultó que los alerones para la aerodinámica estorbaban más que ayudaban. Con un cuidado proceso de mejora continua se rediseñó hasta llegar al prototipo ideal. Se hizo de una pieza y con hueco suficiente para que el Arduino NANO, la pantalla LED, el altímetro y la batería encajasen con cierta holgura para poder acoplar, además, material protector que evitara que se rompiese o que las soldaduras de los circuitos se soltasen. Todo un reto tecnológico y de diseño, y sin ser de la NASA.

La lanzadera parecía lo más fácil, pero… las gomas que se seleccionaban tenían sus peculiaridades. O no impulsaban lo bastante o se pasaban de largo y el cohete acababa hecho añicos por el impacto a mucho más de los 6 metros requeridos. Aquí es donde empezaron las pruebas, y los errores, muchos.

El día D solo se disponía de un lanzamiento para conseguir el reto, igual que hace la NASA con sus misiones, que es lo que se pretende emular con este proyecto de colaboración entre colegios de Villanueva de la Cañada y los hermanados en California.

La presión y la exigencia fue mucha. Además, los alumnos tenían los exámenes, las tareas del colegio, las extraescolares, pero, finalmente, lo consiguieron.

Definitivamente ha sido una experiencia enriquecedora para todos los alumnos que han participado en el proyecto. Junto a los profesores que actuaron como coaches en el proyecto, han aprendido a trabajar en equipo, a superar con resiliencia los obstáculos que han ido apareciendo a lo largo del camino, a aprender de los errores, y a aceptar las opiniones de los compañeros para beneficio del proyecto y de su propio enriquecimiento personal.

Otra oportunidad en SEK-El Castillo para el desarrollo del pensamiento crítico, la comunicación entre el equipo, y el pensamiento analítico y abstracto. En resumen, una experiencia que puede ser de gran utilidad para el futuro profesional y personal de los alumnos.

 

Los comentarios están cerrados.